Ante la recesión de atención o el Churn en la era de la retención dinámica

Photo by Brad on Unsplash

Inflación, recesión, volatilidad, incertidumbre… las palabras de las dinámicas del mercado y la situación geopolítica global impactan sobre las industrias del entretenimiento. Pero, a diferencia de otros sectores, ya estábamos lidiando con una recesión propia: la recesión de la atención.

“El dinero y la atención son cosas distintas; el dinero sigue a la atención, mientras que lo contrario no es necesariamente cierto. A medida que nuestra economía se vuelve más dependiente de la atención, el medio de intercambio fluye de los poseedores de lo antiguo a los poseedores de lo nuevo”, Berkeley Economic Review

Sobre este tema, el reciente informe de MIDia Research alerta de que se pueden producir una serie de paradojas. Por ejemplo, ante una crisis del coste de vida es más probable que los consumidores reduzcan el tiempo libre que el entretenimiento digital. Sin embargo, se calcula que por la recesión salarial se cancelarán una quinta parte de las suscripciones de música, video, televisión y juegos si sintieran el impacto de la inflación. Como resume Mark Mulligan sobre la industria musical, “la recesión de atención ha desacelerado el crecimiento y la recesión real aumentará las tasas de abandono”. Algunas plataformas de vídeo ya han advertido de este descenso, como Netflix, que informa de la pérdida de un millón de suscriptores en el segundo trimestre de 2022.

Ya se habla del “Churn en la era de la retención dinámica”, es decir, suscriptores que cancelan aunque están dispuestos a regresar en cuanto las circunstancias se lo permitan. Ante este contexto, los contenidos, las aplicaciones y las plataformas gratuitas podrían beneficiarse de un nuevo crecimiento producido a expensas de los demás y probablemente se produzcan retorno de usuarios a los medios tradicionales, aquellos que ya no necesitaban una radio para escuchar música o informarse o un televisor para ver entretenimiento, series o películas (Hanna Kalhert).

El concepto de tasa de “Churn” es algo que todas las empresas intentan mantener bajo y los podcasters y creadores de contenido también, por razones obvias, nadie quiere que le abandonen. Los productores de podcasts perseguimos que nuestros oyentes sigan escuchando episodio tras episodio y además, aumentar nuestra base de oyentes con más personas que quieran seguir escuchando, huyendo de lo viral y centrándose en apuntar al nicho como estrategia principal o construir una comunidad mínima viable.

Para evitar las tasas de abandono hay varios elementos clave. Por un lado, el número de episodios. En el informe que publica anualmente Edison Research, Infinite Dial se interpreta que la cantidad de podcasts escuchados en la última semana oscila entre cinco y ocho y por tanto, extrapolando esos números de escucha anuales supondrían entre 260 y 416 episodios respectivamente.

Fuente: Buzzsprout Platform Stats, junio 2022

Sin embargo, no hay una cifras globales consensuadas de publicación promedio. Podcast Index actualmente registra más 4 millones de podcasts publicados y la web Buzzsprout, en junio de 2022 establece que había casi 114,5K podcasts activos y 159K nuevos episodios, de los cuales el 0,7% son españoles. Insider Intelligence ha proyectado para este año que los oyentes de podcast representarán el 20,3 % de todos los usuarios de Internet, lo que supone en 424,2 millones de oyentes en todo el mundo.

Otro de los aspectos interesantes para analizar podría ser la duración del episodio. Siguiendo los datos publicados por TrueList, el 31% prefieren los podcasts con una duración entre 20 y 40 minutos. Esto está promoviendo que muchos creadores consideren ajustarse a estos tiempos para decidir cómo y cuántos episodios producir o dividir en temporadas para mejorar la retención y mantener el interés.

Del análisis de los formatos narrativos más populares, la posibilidad de crearlo también en vídeo o las categorías con mayor éxito también nos sirven para establecer estas hipótesis para minimizar el riesgo de churn: la tendencia de que, mientras que los podcasts serializados o colecciones completas están creciendo en popularidad, no hay duda de que la mayoría de los podcasts consumidos por el oyente promedio de podcasts son del formato episódico y continuo y que es imprescindible la construcción de una base mínima de seguidores muy comprometidos para la viabilidad del proyecto.

--

--

Humanista. Intransitiva. Productora ejecutiva, Distribución y Audiencias en Podium Podcast. PhD en Comunicación Audiovisual

Love podcasts or audiobooks? Learn on the go with our new app.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store
Lourdes Moreno Cazalla

Lourdes Moreno Cazalla

Humanista. Intransitiva. Productora ejecutiva, Distribución y Audiencias en Podium Podcast. PhD en Comunicación Audiovisual